Las Asambleas en las Casas y el Partimiento del Pan

Este estudio esta disponible en inglés aqui.

Para ver una lista de todos los estudios en este blog, haga clic  aquí.

Recomendado antes de leer este estudio,

Humildad y Vender Todas Sus Posesiones y Propiedades

Las asambleas en el tiempo de los apóstoles vendían todas sus posesiones y propiedades,

vendían todas sus propiedades y sus bienes y los compartían con todos, según la necesidad de cada uno. (Hechos 2:45 [LBLA])

 No había, pues, ningún necesitado entre ellos, porque todos los que poseían tierras o casas las vendían, traían el precio de lo vendido, 35 y lo depositaban a los pies de los apóstoles, y se distribuía a cada uno según su necesidad. (Hechos 4: 34-35 [LBLA])

Que coincide con estos dichos de Jesucristo,

Jesús le dijo: Si quieres ser perfecto, ve y vende lo que posees y da a los pobres, y tendrás tesoro en los cielos; y ven, sígueme. (Marcos 19:21 [LBLA])

Cuando Jesús oyó esto, le dijo: Te falta todavía una cosa; vende todo lo que tienes y reparte entre los pobres, y tendrás tesoro en los cielos; y ven, sígueme. (Lucas 18:22 [LBLA])

 Jesús, mirándolo, lo amó y le dijo: Una cosa te falta: ve y vende cuanto tienes y da a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven, sígueme. (Marcos 10:21 [LBLA])

Porque vender todas las posesiones y propiedades es el mayor acto de humildad,

Humillaos en la presencia del Señor y El os exaltará. (Santiago 4:10 [LBLA])

 y se humilla mi pueblo sobre el cual es invocado mi nombre, y oran, buscan mi rostro y se vuelven de sus malos caminos, entonces yo oiré desde los cielos, perdonaré su pecado y sanaré su tierra. (2 Crónicas 7:14 [LBLA])

Aunque el Señor está en lo alto, se fija en el hombre humilde, y de lejos reconoce al orgulloso. (Salmo 138:6 [DHH])

Necesario para que cualquier persona que quiera ser un seguidor de Jesucristo,

Así pues, cualquiera de ustedes que no deje todo lo que tiene, no puede ser mi discípulo. (Lucas 14:33 [DHH])

Y después de vender todas las propiedades, los que estaban en las asambleas iban de ciudad en ciudad para proclamar el evangelio en sinagogas y plazas públicas, para eventualmente enseñar en las casas de quien los recibían favorablemente,

En cualquier casa que entréis, decid primero: “Paz a esta casa.” Y si hay allí un hijo de paz, vuestra paz reposará sobre él; pero si no, se volverá a vosotros. Permaneced entonces en esa casa, comiendo y bebiendo lo que os den; porque el obrero es digno de su salario. No os paséis de casa en casa. En cualquier ciudad donde entréis y os reciban, comed lo que os sirvan; (Lucas 10:5-8 [LBLA])

Pablo, según su costumbre, fue a la sinagoga, y cada sábado, durante tres semanas seguidas, discutió con ellos, basándose en las Escrituras. (Hechos 17:2 [DHH])

El paralítico que había sido sanado no soltaba a Pedro y a Juan. Toda la gente, admirada, corrió a la parte del templo que se llama Pórtico de Salomón, donde ellos estaban. 12 Pedro, al ver esto, les dijo: «¿Por qué se asombran ustedes, israelitas? ¿Por qué nos miran como si nosotros mismos hubiéramos sanado a este hombre y lo hubiéramos hecho andar por medio de algún poder nuestro o por nuestra piedad? (Hechos 3:11-12 [DHH])

Cuando él quiso pasar a Acaya, los hermanos lo animaron, y escribieron a los discípulos que lo recibieran; y cuando llegó, ayudó mucho a los que por la gracia habían creído, 28 porque refutaba vigorosamente en público a los judíos, demostrando por las Escrituras que Jesús era el Cristo. (Hechos 18:27-28 [LBLA])

O vivían en casas temporales, lo cual se evidencia con Pablo alquilando una casa por un tiempo,

Pablo se quedó dos años completos en la casa que tenía alquilada, donde recibía a todos los que iban a verlo. (Hechos 28:30 [LBLA])

Y porque ningún otro lugar ha sido específicamente designado por Dios para adoración, aparte del tabernáculo después de la liberación de Egipto, o el templo en Jerusalén,

entonces sucederá que al lugar que el Señor vuestro Dios escoja para morada de su nombre, allí traeréis todo lo que yo os mando: vuestros holocaustos y vuestros sacrificios, vuestros diezmos y la ofrenda alzada de vuestra mano, y todo lo más selecto de vuestras ofrendas votivas que habéis prometido al Señor. (Deuteronomio 12:11 [LBLA])

Nuestros padres adoraron en este monte, y vosotros decís que en Jerusalén está el lugar donde se debe adorar. 21 Jesús le dijo*: Mujer, créeme; la hora viene cuando ni en este monte ni en Jerusalén adoraréis al Padre. 22 Vosotros adoráis lo que no conocéis; nosotros adoramos lo que conocemos, porque la salvación viene de los judíos. 23 Pero la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque ciertamente a los tales el Padre busca que le adoren. 24 Dios es espíritu, y los que le adoran deben adorarle en espíritu y en verdad. (Juan 4:20-24 [LBLA])

Nuestros padres tuvieron el tabernáculo del testimonio en el desierto, tal como le había ordenado que lo hiciera Aquél que habló a Moisés, conforme al modelo que había visto. (Hechos 7:44 [LBLA])

Entonces llamó a su hijo Salomón, y le encargó que edificara una casa al Señor, Dios de Israel. (1 Crónicas 22:6 [LBLA])

Las asambleas no construyeron edificios específicamente para la reunión de los hermanos, sobre todo después de vender todas sus propias propiedades para humillarse, y por eso que en relación con el mandato de que la Pascua que deber ser observada en casas,

Hablad a toda la congregación de Israel, diciendo: “El día diez de este mes cada uno tomará para sí un cordero, según sus casas paternas; un cordero para cada casa. “Mas si la casa es muy pequeña para un cordero, entonces él y el vecino más cercano a su casa tomarán uno según el número de personas; conforme a lo que cada persona coma, dividiréis el cordero... Es la Pascua del Señor(Éxodo 12: 3-11 [LBLA])

Los hermanos se reunieron en sus casas,

y a la hermana Apia, y a Arquipo, nuestro compañero de milicia, y a la iglesia que está en tu casa: (Filemón 1:2 [LBLA])

Saludad a los hermanos que están en Laodicea, también a Ninfas y a la iglesia que está en su casa. (Colosenses 4:15 [LBLA])

Saludad también a la iglesia que está en su casa. Saludad a mi querido hermano Epeneto, que es el primer convertido a Cristo en Asia. (Romanos 16: 5 [LBLA])

Las iglesias de Asia os saludan. Aquila y Priscila, con la iglesia que está en su casa, os saludan muy afectuosamente en el Señor. (1 Corintios 16:19 [LBLA])

Porque desde que Jesucristo se volvió el verdadero cordero de la Pascua que fue prefigurada por el mandato de la Pascua,

Limpiad la levadura vieja para que seáis masa nueva, así como lo sois, sin levadura. Porque aun Cristo, nuestra Pascua, ha sido sacrificado. (1 Corintios 5:7 [LBLA])

E instituyó el “partimiento del pan” en memoria de él, también llamado “Cena del Señor”, en la Pascua final que él observó,

Y habiendo tomado pan, después de haber dado gracias, lo partió, y les dio, diciendo: Esto es mi cuerpo que por vosotros es dado; haced esto en memoria de mí. (Lucas 22:19 [LBLA])

Porque todas las veces que comáis este pan y bebáis esta copa, la muerte del Señor proclamáis hasta que El venga. (1 Corintios 11:26 [LBLA])

La Pascua que una vez fue observada en las casas, se volvió en el partimiento del pan que luego se observó también en las casas, y al opuesto de una observación anual de la Pascua, el rompimiento del pan se observó cada vez que los hermanos se reunían, que era diario or tan menudo como podían, por lo tanto,

Día tras día continuaban unánimes en el templo y partiendo el pan en los hogares, comían juntos con alegría y sencillez de corazón, (Hechos 2:46 [LBLA])

Y eran fieles en conservar la enseñanza de los apóstoles, en compartir lo que tenían, en reunirse para partir el pan y en la oración. (Hechos 2:42 [DHH])

No dejemos de asistir a nuestras reuniones, como hacen algunos, sino animémonos unos a otros; y tanto más cuanto que vemos que el día del Señor se acerca. (Hechos 10:25 [DHH])

Es por eso que Pablo dio instrucciones específicas de que cada cuanto partían el pan cada vez que se reunían, lo cual se hacía en sus casas, para que todos se esperaran unos a otros para comer juntos,

El resultado de esas divisiones es que la cena que ustedes toman en sus reuniones ya no es realmente la Cena del Señor. 21 Porque a la hora de comer, cada uno se adelanta a tomar su propia cena; y mientras unos se quedan con hambre, otros hasta se emborrachan.
(1 Corintios 11:20-21 [DHH])

Así que, hermanos míos, cuando se reúnan para comer, espérense unos a otros. 34 Y si alguno tiene hambre, que coma en su propia casa, para que Dios no tenga que castigarlos por esa clase de reuniones. Los otros asuntos los arreglaré cuando vaya a verlos. (1 Corintios 11:33-34 [DHH])

Donde el pan debe ser una sola hogaza de pan sin levadura que se rompe para cada uno en la asamblea,

El pan que partimos, ¿no es la participación en el cuerpo de Cristo? 17 Puesto que el pan es uno, nosotros, que somos muchos, somos un cuerpo; pues todos participamos de aquel mismo pan. (1 Corintios 10:16-17 [ESV])

Y el vino debe estar en una sola copa de la que cada uno en la asamblea bebe,

La copa de bendición que bendecimos, ¿no es la participación en la sangre de Cristo?… (1 Corintios 10:16 [ESV])

Como tal, la asamblea de los hermanos debe hacerse en las casas, reuniéndose diariamente o tan a menudo como sea posible, con la partición del pan observada en cada asamblea, como se hizo originalmente en las asambleas de los apóstoles. Todas las asambleas también implementar el lavado de los pies, como señal de humildad,

Pues si yo, el Señor y el Maestro, os lavé los pies, vosotros también debéis lavaros los pies unos a otros. (Juan 13:14 [LBLA])

 que tenga testimonio de buenas obras; si ha criado hijos, si ha mostrado hospitalidad a extraños, si ha lavado los pies de los santos, si ha ayudado a los afligidos y si se ha consagrado a toda buena obra. (1 Timoteo 5:10 [LBLA])