El Alma y el Espíritu del Cuerpo Natural, y el Cuerpo Espiritual de la Primera Resurrección

Este estudio esta disponible en inglés aqui.

Para ver una lista de todos los estudios en este blog, haga clic  aquí.

Cuando Dios sopló en el hombre el aliento de la vida, el hombre empezó a ser un alma viviente,

Formó, pues, El SEÑOR Dios al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz el aliento de vida; y fue el hombre un alma viviente. (Génesis 2:7 [JBS])

Así como los animales empezaron ser almas vivientes cuando vinieron a la existencia,

Y dijo Dios: Produzcan las aguas gran cantidad de criaturas de alma viviente, y aves que vuelen sobre la tierra, sobre la faz del extendimiento de los cielos. 21  Y creó Dios los grandes dragones, y todo alma que se mueva, que las aguas produjeron según su naturaleza, y toda ave de alas según su naturaleza; y vio Dios que era bueno. (Génesis 1:20-21 [JBS])

Y dijo Dios: Produzca la tierra alma viviente según su naturaleza, bestias y serpientes y animales de la tierra según su naturaleza; y fue así. (Génesis 1:24 [JBS])

Y esto fue el cuerpo natural en la que el hombre fue sembrado, un cuerpo formado del polvo de la tierra, alojando el aliento de vida y su alma viviente,

se siembra un cuerpo natural, se resucita un cuerpo espiritual. Si hay un cuerpo natural, hay también un cuerpo espiritual. (1 Corintios 15:44 [LBLA])

Este aliento de vida que da vida a este cuerpo natural es el espíritu de vida, ya que no hay distinción entre “espíritu” y “aliento” en los idiomas hebreo y griego, ambas palabras significan “viento, aliento”. Este mismo espíritu de vida que da vida al cuerpo natural del hombre es también el mismo espíritu de vida dado a los cuerpos naturales de los animales,

Y vinieron a Noé al arca, de dos en dos, de toda carne, en que había espíritu de vida. (Génesis 7:15 [JBS])

¿Quién puede asegurar que el espíritu del hombre sube a las alturas de los cielos, y que el espíritu del animal baja a las profundidades de la tierra? (Eclesiastés 3:21 [DHH])

Ahora, cuando este cuerpo natural muere, el aliento de vida dado al hombre vuelve a Dios que lo dio,

y el polvo se torne a la tierra, como era antes, y el espíritu se vuelva a Dios que lo dio. (Eclesiastés 12:7 [JBS])

Y el alma del hombre, que se volvió viva y despierta por el aliento de vida, se vuelve muerta y dormida cuando el aliento de vida se va, y luego es guardada en Seol en este estado dormida,

 Todo lo que tu mano halle para hacer, hazlo según tus fuerzas; porque no hay actividad ni propósito ni conocimiento ni sabiduría en el Seol adonde vas. (Eclesiastés 9:10 [LBLA])

pues tú no abandonarás mi alma en el Seol, ni permitirás a tu Santo ver corrupción. (Salmo 16:10 [LBLA])

Pero no queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis como lo hacen los demás que no tienen esperanza. (1 Tesalonicenses 4:13 [LBLA])

Y porque es el aliento que da vida y conciencia al alma,

Porque como el cuerpo sin espíritu está muerto, así también la fe sin obras está muerta. (Santiago 2:26 [JBS])

Y dijo el SEÑOR: No contenderá mi espíritu con el hombre para siempre, porque ciertamente él es carne; mas serán sus días ciento veinte años. (Génesis 6:3 [JBS])

El alma recibe conocimiento, entendimiento y sabiduría de este “aliento de vida” o “espíritu de vida”,

Pero hay un espíritu en el hombre, y el soplo del Todopoderoso le da entendimiento. (Job 32:8 [LBLA])

Que es como el alma sabe, percibe y siente a través del espíritu de vida,

Porque entre los hombres, ¿quién conoce los pensamientos de un hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Asimismo, nadie conoce los pensamientos de Dios, sino el Espíritu de Dios. (1 Corintios 2:11 [LBLA])

Y conociendo luego Jesús en su espíritu que cavilaban de esta manera dentro de sí mismos, les dijo: ¿Por qué caviláis así en vuestros corazones? (Marcos 2:8 [RVR1960])

Y gimiendo en su espíritu, dijo: ¿Por qué pide señal esta generación?De cierto os digo que no se dará señal a esta generación. (Mark 8:12 [RVR1960])

Jesús entonces, al verla llorando, y a los judíos que la acompañaban, también llorando, se estremeció en espíritu y se conmovió, (John 11:33 [RVR1960])

Habiendo dicho Jesús esto, se conmovió en espíritu, y declaró y dijo: De cierto, de cierto os digo, que uno de vosotros me va a entregar. (John 13:21 [RVR1960])

El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios. (Romans 8:16 [RVR1960])

a la congregación de los primogénitos que están inscritos en los cielos, a Dios el Juez de todos, a los espíritus de los justos hechos perfectos, (Hebreos 12:23 [RVR1960])

Y así, la existencia de cualquier “ser” es su alma, ya sea hombre, animal o ángel, por eso el ángel que se identificó por su nombre, como el nombre traducido como “SEÑOR”, habló de su propia alma,

“Además, haré mi morada en medio de vosotros, y mi alma no os aborrecerá. “Andaré entre vosotros y seré vuestro Dios, y vosotros seréis mi pueblo. “Yo soy el Señor vuestro Dios, que os saqué de la tierra de Egipto para que no fuerais esclavos de ellos; rompí las varas de vuestro yugo y os hice andar erguidos… “Y destruiré vuestros lugares altos, derribaré vuestros altares de incienso y amontonaré vuestros cadáveres sobre los cadáveres de vuestros ídolos, pues mi alma os aborrecerá. (Levítico 26:11-30 [LBLA])

Y se le apareció el ángel del Señor en una llama de fuego, en medio de una zarza; y Moisés miró, y he aquí, la zarza ardía en fuego, y la zarza no se consumía… Dijo además Dios a Moisés: Así dirás a los hijos de Israel: “El Señor, el Dios de vuestros padres, el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob, me ha enviado a vosotros.” Este es mi nombre eónico*, y con él se hará memoria de mí de generación en generación. (Éxodo 3:2-15)*

Enlaces Interlineales: *lə·‘ō·lām (aeonial), Éxodo 3:15

Como tal, aunque este cuerpo es sembrada en debilidad, como un cuerpo natural de carne y sangre, que no puede heredar el reino de Dios,

Pero esto digo, hermanos: que la carne y la sangre no pueden heredar el Reino de Dios; ni la corrupción hereda la incorrupción. (1 Corintios 15:50 [JBS])

Será levantada como un cuerpo espiritual,

se siembra un cuerpo natural, se resucita un cuerpo espiritual. Si hay un cuerpo natural, hay también un cuerpo espiritual. 45 Así también está escrito: El primer hombre, Adán, fue hecho alma viviente. El último Adán, espíritu que da vida(1 Corintios 15: 44-45 [LBLA])

Que es el cuerpo espiritual en la que Jesucristo fue resucitado,

Porque también el Cristo padeció una vez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios, siendo a la verdad muerto en la carne, pero vivificado en espíritu; en el cual también fue y predicó a los espíritus encarcelados, (1 Pedro 3: 18-19 [JBS])

Que es un cuerpo de poder,

se siembra en deshonra, se resucita en gloria; se siembra en debilidad, se resucita en poder; (1 Corintios 15:43 [LBLA])

Que no sólo puede estarse en la forma de espíritu, que es la forma invisible del “viento”, por lo cual es llamada un “cuerpo espiritual”, que es un cuerpo hecho de viento, que es la misma forma que los ángeles pueden convertirse en,

 Y de los ángeles dice: El que hace a sus angeles, espiritus,
y a sus ministros, llama de fuego. (Hebreos 1:7 [LBLA])

 Respecto a los ángeles, Dios dice: Hace que sus ángeles sean como vientos, y como llamas de fuego sus servidores. (Hebreos 1:7 [DHH])
Porque todos los ángeles son espíritus al servicio de Dios, enviados en ayuda de quienes han de recibir en herencia la salvación. (Hebreos 1:14 [DHH])

Así como son capaces de tomar la forma de fuego,

Y se le apareció el ángel del Señor en una llama de fuego, en medio de una zarza… (Éxodo 3:2 [LBLA])

El que hace a los vientos sus mensajeros, Y a las flamas de fuego sus ministros. (Salmo 104:4 [RVR1960])

Pero también puede tomar la forma de carne y huesos,

Miren mis manos y mis pies. Soy yo mismo. Tóquenme y vean: un espíritu no tiene carne ni huesos, como ustedes ven que tengo yo. (Lucas 24:39 [DHH])

Que es capaz de comer y beber, como lo hicieron los ángeles que hablaron con Abraham,

El Señor se le apareció a Abraham en el bosque de encinas de Mamré, mientras Abraham estaba sentado a la entrada de su tienda de campaña, como a mediodía. Abraham levantó la vista y vio que tres hombres estaban de pie frente a él. Al verlos, se levantó rápidamente a recibirlos, se inclinó hasta tocar el suelo con la frente, y dijo: —Mi señor, por favor le suplico que no se vaya en seguida. Si a usted le parece bien, voy a pedir un poco de agua para que se laven los pies y luego descansen un rato bajo la sombra del árbol. Ya que han pasado por donde vive este servidor suyo, les voy a traer algo de comer para que repongan sus fuerzas antes de seguir su camino. —Bueno, está bien —contestaron ellos. (Génesis 18:1-5 [DHH])

Pero como ellos no acababan de creerlo, a causa de la alegría y el asombro que sentían, Jesús les preguntó: ¿Tienen aquí algo que comer? (Lucas 24:41 [DHH])

Y como un cuerpo de poder, no sólo puede convertirse en la forma de carne y huesos, sino también desaparecerse de nuevo en la forma invisible de espíritu, por lo tanto,

En ese momento se les abrieron los ojos y reconocieron a Jesús; pero él desapareció. (Lucas 24:31 [DHH])

el ángel tocó la carne y los panes con la punta del bastón que tenía en la mano, y de la roca salió fuego, el cual consumió la carne y los panes; luego el ángel del Señor desapareció de su vista. (Jueces 6:21 [DHH])

Y así como el último Adán, que es Jesucristo, fue resucitado en este cuerpo espiritual, que puede tomar la forma de carne y huesos, o de vuelta a la forma del espíritu, los elegidos también serán cambiados en estos mismos cuerpos,

Pero quiero que conozcan el designio secreto de Dios: No todos moriremos, pero todos seremos transformados 52 en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, cuando suene el último toque de trompeta. Porque sonará la trompeta, y los muertos serán resucitados para no volver a morir. Y nosotros seremos transformados. 53 Pues nuestra naturaleza corruptible se revestirá de lo incorruptible, y nuestro cuerpo mortal se revestirá de inmortalidad. (1 Corintios 15: 51-53 [DHH])

Para heredar entonces el reino de Dios, para reinar sobre la tierra en estos cuerpos de poder,

¡Dichosos los que tienen parte en la primera resurrección, pues pertenecen al pueblo santo! La segunda muerte no tiene ningún poder sobre ellos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él los mil años. (Apocalipsis 20:6 [DHH])

Porque el anhelo profundo de la creación es aguardar ansiosamente la revelación de los hijos de Dios. (Romanos 8:19 [LBLA])

y asimismo gustaron de la buena palabra de Dios y los poderes del eón* venidero, (Hebreos 6:5 [RVR1960])*

Enlaces Interlineales: *αἰῶνος (eón), Hebreos 6:5

Porque los elegidos serán convertidos a la imagen de Jesucristo, siendo transformados en un cuerpo similar al que él, cuando regrese,

Y así como hemos llevado la imagen de aquel hombre terrenal, llevaremos también la imagen del celestial. (1 Corintios 15:49 [NBD])